Rubicera TerrazasRubicera GaleriaRubicera Selfie

Uno de los objetivos de la salida de espeleo de calendario de este mes era poner una actividad que resultase atractiva y algo exigente con alguna travesía de las clásicas y es por ello que escogimos Rubicera-Mortero de Astrana. Como es habitual tras varias altas y bajas finalmente quedo un nutrido grupo de espeleólogos (15 + 3 de apoyo) que afrontamos en la jornada del sábado 30 de mayo esta salida de cuevas. El jueves se dejó preparado el material en el club y encima contábamos con equipo de apoyo que iría la tarde del sábado a colocar las cuerdas de salida. Es por esto que los horarios se fueron cumpliendo según lo previsto. A las 9 de la mañana quedamos en el Bar Coventosa. Café y todos los vehículos subimos hasta el parking de los collados del Asón. Decidimos que coches se llevaban a la salida y procedimos rápidamente a ello. En las curvas de la pista que sube a entre Mazos nos encontramos otros grupos de espeleólogos que iban a hacer actividad en el Mortero... unos a realizar la travesía Cuivo-Mortero y otros con un curso de instalación. Tras el cambio de coches se terminó de preparar los petates y camino para cueva. Al encontrarnos en el parking de los Collados hicimos un poco de carretera hasta llegar a la pista que nos conduce a Rubicera. Camino cómodo y algo sudoroso por la pendiente y porque amanecía un día de sol. Sin contratiempos llegamos en una hora a la boca de entrada. Vestirse, mensaje de entrada y a las 11:45 todos en cavidad.

Tal y como habíamos previsto el grupo empezó más o menos junto aunque formando parejas para en momentos concretos agilizar la marcha. Juanjo en cabeza y el resto por cola y sin despistarse hicimos una parada de reagrupamiento en la Galería del Tambor (algunos habían ido a ver la Galería de la Teta). Se llegó sobre las 13:30 al P31 (Pozo del Chocolate). La instalación y la cuerda estaban en buen estado así que decidimos usarlas. Algunos aprovecharon para comer durante la espera que se estiró un poco más de lo esperado y obligó para intentar agilizar, a dividir el grupo en dos. Así que en cuanto la mitad ya habían descendido continuaron camino hacia el río y el pasamanos del P80. El reto les seguirían más tarde.

Enseguida todos en el río de Rubicera. Caudal normal tirando a bajo, pero aún así es obligatorio mojarse por encima de las rodillas. Esta zona es siempre espectacular y digna de contemplar y disfrutar. El grupo de cabeza llegó al pasamanos y lo pasó, esperando al menos a tener contacto visual con el segundo grupo. Cuando éste se produjo, los primeros continuaron hacia la sala de la Espera mientras los segundo pasaban el espectacular pasamanos y pequeño péndulo. Desde este momento los dos grupos optaron por avanzar en parejas manteniendo siempre contacto visual en los pozos o cruces lo cual agilizó el avance sin mayores contratiempos hasta el rió de Leolorna. Destacar que las cuerdas de ascenso y descenso de este sector de unión se encontraban en buen estado por lo que no tuvimos que usar las nuestras.

Poco a poco todos en el río y al tratarse de un grupo tan numeroso y debido al bajo nivel técnico en algunos casos, optamos por pasar todos por el agua y no por el pasamanos del AËR que a ciertos niveles se les podría complicar en exceso y eternizar el paso de esta pequeña zona. Así que todos menos uno fueron pasando (sin neopreno) por las gélidas aguas. Menos mal que realmente el tramo donde no se hace pie son 5 metros escasos, luego el nivel del agua es poco mas de las rodillas, y puesto que el avance es a contrario y ascendente, no te da tiempo ni opciones a pasar frío. Poco a poco río arriba, pasamanos de las marmitas (a algunos se les complicó un poco), rampas, agujero soplador y ya veíamos la luz de la calle.

Justo en el momento que los de cabeza del primer grupo llegaban a la base del Mortero (19:30), llegaron también Elena, Marcos y Benja encargados de poner las cuerdas de salida, las cuales no hicieron falta al encontrarse instalado. Así que poco a poco y a medida que iban llegando los 15 cueveros fueron ascendiendo. A las 21:00 ya nos encontrábamos todos en los coches, cambio de ropa y camino de vuelta, eso si, previa parada donde Margari para tomar la cerveza de rigor.

Esplendida jornada espeleológica esta del mes de mayo... ya estamos pensando en la próxima.

PARTICIPANTES: Iván E., Juanjo A., Ana S., Rubén G., Carlos Z., Carmen Z., Pablo D., Álvaro F., Chema P., Javier F., Jonathan A., Jose C. G., Roberto G., Rodolfo R., Jose R. B., Marcos V., Elena R., Benja.

FOTOS DE LA ACTIVIDAD PINCHANDO AQUÍ