Jornada de sábado 26 de septiembre, después de quedar a las 10:30 junto al restaurante “Venta de Castañeda”, y con el retraso habitual del club, logramos tener preparadas y decoradas las bicis en un tiempo récord, ¡saliendo de Pomaluengo hacia las 11:30! Nos juntamos un grupo de 13 niños (de entre 4 y 11 años) y de 12 adultos. El día se presentaba agradable y tras una primera parte un tanto caótica de caminos, suficiente para jugar al despiste y poner nervioso al organizador, logramos coger el carril bici. Entonces pudimos relajarnos y nuestro único trabajo fue lograr frenar el ímpetu de los más fogosos para que no nos dejasen demasiado retrasados. También hubo que tener cuidado de controlar a los niños en los diversos pasos de carreteras, tarea que entre todos se hizo sin ninguna dificultad. El recorrido fue tranquilo y, salvo alguna parada cerca del rio para tomar un tentempié o para coger algún higo, no hubo incidentes dignos de reseñar. Hacia las dos de la tarde llegamos al parque de Alceda los últimos adultos acompañando a las dos niñas más pequeñas donde nos esperaban todos para comer juntos.

 

Por la tarde contratamos los circuitos forestales de aventura que oferta la empresa  “Alceda Aventuras”  en el mismo parque. Los niños, y los no tan niños, se lo pasaron como enanos con las tirolinas, pasarelas y puentes tibetanos, mientras algún conductor volvía a por los coches en bicicleta. El resto de conductores, con la disculpa de que se hacía tarde, fuimos llevados amablemente a por nuestros vehículos. Como no podía ser de otra manera, la jornada se remató comiendo uno de los magníficos helados artesanos de Ontaneda.