Tras ver el nivel de los participantes y dado que previamente se encontraba casi lleno el refugio de Los Tojos decidimos cambiar hacia planes más ambiciosos, así que el viernes día 22 de septiembre nos dirigimos a la localidad de Tama (Liébana), para pernoctar en su albergue. A la mañana del sábado y tras desayunar copiosamente y cargar los GPS nos dirigimos hacia la localidad de Cabañes para intentar realizar una circular en BTT por el Macizo Oriental de Picos de Europa, la idea es transitar por senderos o pistas forestales evitando en todo momento la carretera. Llegados a Cabañes nos dirigimos a Bejes afrontando la subida del Collado Pelea, que hace honor a su nombre con pendientes en algunos tramos cercanos al 25% y con un desnivel medio en 3 km de un 16%. Tras una bajada vertiginosa nos encontramos en Bejes, donde cogemos la pista que asciende de nuevo hacia el Jito de Escarandi, y de allí a Sotres, lugar en el que aprovechamos para sentarnos en una terracita y reponer fuerzas. Pasada la localidad ascendemos por la pista que sube al mirador del Cable de Fuente De hasta llegar al refugio Real, momento en el que comenzamos el descenso en una preciosa bajada desde las Campas de Áliva dirección a Espinama. De allí de nuevo a Tama, regreso en donde no podemos evitar un buen tramo de carretera.

La satisfacción ha sido total y el reto exigente, en total 71 km con 2.662 metros de desnivel positivo, así que nos quedamos con ganas de repetir en una nueva ruta para un futuro próximo.

A la noche y con el objetivo de disfrutar la excusa que nos ha traído a estas tierras, nos dirigimos hacia el Puerto de Piedrasluengas, donde a 1km de subida dejamos el coche para ascender por pista a la bella localidad de Caloca, en donde damos de nuevo buena cuenta de nuestro apetito en el Mesón el Laurel, en el que se nos trata como de la familia. Una vez hecha la sobremesa nos disponemos a escuchar el concierto de la naturaleza a las afueras de la propia localidad. Tenemos suerte, y allí nos deleitamos con los sobrecogedores berridos de los venados, ya que son muchos los machos que berrean en la zona marcando su territorio; por tanto, objetivo cumplido.

A la mañana siguiente aprovechamos para realizar un par de ferratas en el desfiladero de la Hermida y en Camaleño, broche perfecto para un fin de semana en el que el clima nos ha acompañado en todo momento.

Participantes: Alvaro F.M (AEMTrasmiera), Pablo Dean (AEMTrasmiera), Cristina Landín (Castro BTT) y Juan De la Beldad (GM Reino Astur).

FOTOS DE LA ACTIVIDAD