Participantes:

  • Marcos Valle
  • Iván Expósito
  • Javier Colina (Coli)
  • José Ramón Badiola (Tillo)

 

GBT-531 (Sima del Corzo)

Como era de esperar se cumple con la previsión del tiempo, el atmosférico no, el otro, y el grupo que viene de Santoña llega con veinte minutos de retraso. Además, hay que  añadir otro cuarto de hora ya que el servicio Uber-Bucebrón tiene que llevar a Hilario y un amigo hasta Los Machucos. Hay un selfie que lo atestigua.

Una vez pertrechados nos dirigimos a la cavidad y comenzamos el tortuoso descenso. A pesar de todas las desobstrucciones realizadas todos sentimos la necesidad de una nueva convocatoria de maza y cincel para hacer más llevadera la progresión. Después de retorcernos y mancharnos de barro hasta las orejas (y eso teniendo en cuenta que la torca está muy seca) llegamos a las galerías horizontales. Nos dirigimos a la punta de la Galería de La Taberna, donde se cambian las cuerdas de la escalada y pasamanos, recuperando las allí colocadas para explorar. Se forman dos equipos. Coli e Iván se encargan de topografiar la nueva galería tras la escalada en La Taberna, mientras que Tillo y Marcos atacan un desfondamiento de la galería de San Pedro, llamada así por un techo de buenas proporciones en forma de cúpula.

La topografía se desarrolla correctamente añadiendo unos cuantos metros más a la topo, lo que nos acerca al kilómetro de desarrollo. De momento se llega a los tres extremos de esta galería, puntos donde es necesario o bien instalar vertical o hacer escalada, así que por este lado vamos al día topo y exploración.

Por parte de la pareja de instalación, para instalar la cabecera del desfondamiento se tardan más de tres cuartos de hora, acabando con una batería para hacer sólo tres agujeros. Ante las preguntas de Iván y Coli, que trabajan muy cerca y no paran de oír el taladro, Tillo concluye que hemos "pillado varilla", quedando de ese modo bautizado el paso como el pozo de La Varilla. Después de descender unos pocos metros se accede a una pequeña galería que por su parte izquierda se accede al desfondamiento del pasamanos por el que hemos venido y por el lado derecho se corta en una grieta. La galería continua por una pequeña ventana.  Se decide descender por la grieta y se llega a una repisa formada por unos bloques encajados.  Debajo de los bloques se abre una pequeña sala que por uno de los extremos continúa por una galería de grandes proporciones y por el otro desciende por un embudo que acaba en un pozo de unos quince metros de diámetro. La cuerda no llega al suelo por lo que nos quedamos con ganas de saber cómo continúa.

Procedemos a comenzar el acceso durante el cual volvemos a convencernos de la conveniencia de convocar unas "jornadas de picoteo".  El Corzo nos sigue dando buenos resultados, pero con un gran esfuerzo. Ya volvemos a tener ganas de otra sesión de exploración.

Material:

Queda en el zulo de la Galería alta de La Taberna: cuerda de 90mts, 1 cinta, 14 chapas, 1 as, 17 conectores y 10 multis.

 

Queda en el Zulo de la Galería del Referéndum: cuerdas de 27 y 26 mts.