Participantes:

  • JuanjoArgos
  • Iván Expósito
  • Marcos Valle
  • Ana Sobrino

GBT 530 P56

Mismo equipo para seguir en la misma labor, donde lo habíamos dejado siete días atrás, y es que la duda de si ya se había pasado o no aquella estrechez nos ha corroído durante toda la semana.

Jornada nublada y con temperatura fresca, que nos sirve para intentar acceder a esta torca por otro lado. El nuevo camino discurre por el lado norte de la gran dolina en vez de por el Sur, por donde se había llegado hasta el momento, casi siempre instados por pasar por la Figa. Este nuevo camino es algo más largo en distancia pero mejor de transitar ya que tiene algo menos de desnivel y es más llevadero.

Una vez en la torca cambiamos las cuerdas del P56 como teníamos previsto y llegamos al paso de la incógnita. No tardamos en colarnos por él comprobando que hay un spit al otro lado, por lo que no somos los primeros. Aún así hay que reexplorarlo y topografiarlo. El pozo, pese a su gran dimensión en su parte superior, se va cerrando hasta convertirse en su base en un estrecho e impenetrable meandro, por donde corre el agua de los goteos.

Aprovechamos la ocasión para hacer una sesión de fotos de las verticales y continuar con la topografía en sentido de salida. De mientras se agotan otras posibilidades y dudas en la base del P56 comprobando que todas ellas se unen a lo conocido.

Al salir de la desobstrucción, y dada la corriente de aire que si se nota en ella, pero no en la base del pozo,  comprobamos que en la misma altura pero en la pared contraria hay una ventana circular de algo más de un metro, fósil, con alguna formación, tras la cual se ve algo de hueco, que va a necesitar de un trabajoso pasamanos que decidimos dejar para otra ocasión. De igual manera dejamos otra estrechez en la repisa del P56, así como una grieta que da acceso a un pozo paralelo. Tras varias fotos en este pozo ponemos rumbo a la superficie, dejando algo de trabajo, aparentemente con pocas posibilidades, para la próxima entrada.