• Juanjo Argos
  • Iván Expósito
  • Marcos Valle
  • Ana Sobrino
  • Rubén Garín

GBT-519 cabecera_P85Aunque casi juramos y perjuramos el domingo pasado que tardaríamos un tiempo prudencial de recuperación en volver a esta “disfrutona” torca, apenas 6 días después aquí estamos. Sábado antes de las elecciones municipales y regionales, así que jornada de reflexión haciendo Espeleo. Mismo guion que el fin de semana anterior: 9 de la mañana en Arredondo café y a las 10:30 entrando en torca. En esta ocasión con apenas unos retales de cuerda con los que reinstalar ciertos pasos y retirar cuerdas de 25, 35 y 50mts. que se encontraban un tanto desperdiciadas.


Desciende Iván ayudado por Marcos y realiza una travesía pendular hasta llegar a la ventana. En ella localizan la suave corriente de aire que acompaña durante toda la torca y que en el fondo del pozo habíamos perdido. Esta ventana comienza con una pronunciada rampa por barro seco que desborda en una vertical más pura. Este sector es totalmente diferente al anterior, pues el pozo es más pequeño y caótico con una roca mas concrecionada. Se desciende lo que se puede con la cuerda que queda y se ve que el pozo continúa de forma paralela al principal, llegando a pensar incluso que se une con éste, pese a que durante la exploración primera no se han visto otras posibilidades. Son las 18:30 y se decide empezar a salir, previa reequipación del acceso a la ventana que ahora se queda como un gran péndulo y no como el pasamanos inicial. El ascenso es lento y costoso saliendo de cavidad a las 23:00. Estas circunstancias y la importancia de la torca nos invitan a ponerla un nombre, y durante el ascenso se proponen algunos: Sima Curiosa; Torca Sin Tregua; Sima Excéntrica… aunque de momento no nos hemos decantado por ninguno.
Nos dividimos en dos grupos: Juanjo e Iván reinstalarían el sector del Primer Meandro, donde recuperar una cuerda de unos 35mts., además de mejorar la comodidad en descenso y ascenso de ciertas instalaciones; Rubén, Ana y Marcos a hacer otro tanto desde el pozo del Péndulo hasta el comienzo del Sector Básico donde recuperar una de 50mts. Con todo este material recuperado junto a varios anclajes descendemos todos hasta punta, donde también mejoramos un poco la instalación recuperando por último otra cuerda de 25mts. Así que con algo más de 100mts., afrontamos el pozo donde nos quedamos el domingo pasado.

Instala Juanjo acompañado por Ana, mientras los demás aprovechan para comer. El pozo es amplio en su primera parte y se convierte en un embudo, estrechando su sección en la segunda, donde los continuos goteos se centralizan regando las paredes del pozo. Casi en toda su longitud en dirección Oeste se localiza una fractura que quiere ensanchar en la segunda mitad del pozo aunque se cierra colapsada por bloques en lo que parecía una posible continuación. La base del pozo de unos 9m2 es totalmente plana y con bloques pequeños, entre los cuales desaparece el continuo agua de los goteos que llega por el pozo. La topo arroja un P85 al cual llamaremos “Pozo Guiado”. Tras revisar todo esto y realizar topo, el grupo vuelve a subir desinstalando hasta cabecera. Durante el primer descenso Juanjo ya vio una posible ventana en dirección Norte que parece ser una diaclasa vertical cortada por el pozo y en cuya repisa hay una base de barro seco que contradice la tónica del resto del pozo que presenta mucho lodo húmedo pegado en sus paredes. Esta ventana se encuentra a unos 35 mts. de la cabecera y justo en la pared contraría a la instalación.

Desciende Iván ayudado por Marcos y realiza una travesía pendular hasta llegar a la ventana. En ella localizan la suave corriente de aire que acompaña durante toda la torca y que en el fondo del pozo habíamos perdido. Esta ventana comienza con una pronunciada rampa por barro seco que desborda en una vertical más pura. Este sector es totalmente diferente al anterior, pues el pozo es más pequeño y caótico con una roca mas concrecionada. Se desciende lo que se puede con la cuerda que queda y se ve que el pozo continúa de forma paralela al principal, llegando a pensar incluso que se une con éste, pese a que durante la exploración primera no se han visto otras posibilidades. Son las 18:30 y se decide empezar a salir, previa reequipación del acceso a la ventana que ahora se queda como un gran péndulo y no como el pasamanos inicial. El ascenso es lento y costoso saliendo de cavidad a las 23:00. Estas circunstancias y la importancia de la torca nos invitan a ponerla un nombre, y durante el ascenso se proponen algunos: Sima Curiosa; Torca Sin Tregua; Sima Excéntrica… aunque de momento no nos hemos decantado por ninguno.

Al igual que la semana pasada, llegada a los coches, camino a Bustablado donde pese a lo tarde que era nos dieron de cenar estupendamente.