• Jose Miguel González (Josemi)
  • Luis Ángel González (Pixi)
  • Rebeca Serrano
  • Rodolfo Ruiz (Peseta)
  • Verónica Mateo

GBT-624 (Torca de los Humos)

Emocionados por seguir explorando dos simas que el finde anterior habían encontrado Josito y Pixi en la zona nueva de exploración, quedamos a las 10 a.m. en Arredondo (la capital del mundo), de allí nos fuimos al parking de Tonio, preparamos equipo, taladros, cuerdas, chapas y demás bártulos.

“Trapa trapa” nos dirigimos por la empinada pero cómoda pista hacia las bocas de las simas, un bonito paseo aderezado por este maravilloso enclave cántabro. Una vez llegados a las bocas nos echamos un tentempié y al ataque!!!!

Pixi, Vero y Peseta se quedan en la sima inferior, en la cual sopla buen tiro de aire, la cual había sido desobstruida el finde pasado. El trabajo se concentró en intentar partir una gran laja, la cual queda mal colgada justo por la línea de rápel, la cual dio muchos problemas para partirla, ni con taladro, ni a macetazos debido a la mala postura para hacer fuerza. Se quitaron también dos picos de roca que había en medio acomodando así el paso.

Rebe y Josito entraron por la sima superior bajando hasta el paso del piquito, donde lo habían dejado el anterior finde. El trabajo se concentró en desobstruir lo máximo para poder pasar. Paso muy curioso, bautizado como “El Piquito”, medio cerrado por una estalactita con un espolón en la parte baja en forma de pico afilado en la que se engancha todo. Una vez finalizada la tarea, a superficie.

Después de otro piscolabis y una buena charla, volvíamos para dentro, tras pasar "el Piquito", una pequeña sala y una estrecha galería que lleva al meandro donde están los pozos. Por las piedras que tiramos suena bastante altura. Se instaló la cabecera del primer pozo de unos 4-5 metros. Josito bajó hasta la precaria base, donde se tomó la decisión de volver otro día con más cuerdas y más chapas, pues la cosa promete.

A la salida nos encontramos a Pixi desbrozando y ensanchando lo que parece ser otra entrada (que peligro tiene con la maceta y cortafríos, jeje)

Es curioso como se oían las voces y los golpes de maza y taladro tanto en una sima como en la otra, deben de bajar muy juntas.

Deseando que llegue la próxima entrada porque seguro que va a ser muy productiva.
Abrazos, despedida y cada mochuelo a su olivo.