• Jose Miguel González (Josemi)
  • Luis Ángel González (Pixi)
  • Rodolfo Ruiz (Peseta)
  • Verónica Mateo
  • Víctor Pérez

CAYUELA

Esta vez venimos preparados para llegar hasta el fondo del río, donde dejaron la punta de exploración los franceses en 1976. Quedamos a las 09:00, preparamos los neoprenos, cuerdas y taladro. Sobre las 10:00 llegamos a Cayuela, al ser más temprano y no hacer tanto calor, hay menos corriente de aire. A las 12:00 llegamos donde lo dejamos el martes pasado, aquí nos cambiamos los neoprenos y dejamos la ropa seca.

A la que vamos remontando el río, vamos revisando incógnitas, una de ellas nos saca cerca de la Guillaume, está bien conocer este acceso al río, por aquí evitas casi mojarte.

Siguiendo por el río, varios caos de bloques nos ralentizan el paso, los cuales se encuentran a la altura de la Guillaume, y una vez conseguimos superarlos, la progresión se vuelve cómoda de nuevo.

Seguimos rateando por el río que en algún paso se antoja angosto, hasta que un nuevo caos de bloques nos frena. Vuelta para arriba y vuelta para abajo encontramos el paso, éste nos sube al techo de una galería en la que hay mucha corriente de aire entre los bloques de un lateral, hace falta desobstruir para abrirse paso. Estamos lejos de la Guillaume. Aquí paramos a comer son cerca de las 15:00, seguimos el avance y llegamos al aporte del río.

Este tiene muy buena pinta: es una cascada de unos 12 m. que sale de un meandro de unos 3 metros de alto por 1 de ancho.

Una vez localizado este aporte continuamos hacia la punta, notando que en las zonas estrechas del meandro la corriente de aire es muy notable. Llegamos a una zona donde el techo baja casi hasta el ras de agua, aquí si pasas con cuidado solo te mojas las rodillas. Una vez pasamos llegamos a otro caos de bloques, en este haciendo una escalada fácil llegamos a un pozo con un meandro en su base (no está mirado), y viene de una chimenea muy amplia de más de 15 metros de diámetro, de aquí también entra corriente de aire.

Seguimos buscando en el caos de bloques y conseguimos pasar, y a los 150 metros del caos llegamos a la punta donde la topografía de los franceses lo dejó, pero nosotros continuamos avanzando y vemos 4 pequeños aportes que entran de los laterales. Sigue habiendo corriente hasta que llegamos a otra chimenea muy grande de 4 metros de diámetro por unos 30 metros de alto de la cual entra mucho aire también.

Continuamos por el río hasta que se bifurca en dos pequeños afluentes, el techo cada vez se acerca más al suelo, aquí tendremos dos metros de altura aproximadamente. Intuimos que fue aquí donde dejaron las exploraciones, ya que hay una pequeña estrechez que picar que nadie la forzó.

Una vez revisada la zona comenzamos a salir, mirando más incógnitas que no aparecen en la topografía antigua de los franceses. Esta zona queda pendiente de retopografiar y de hacer 2 escaladas, mirar un pozo y un afluente que no aparece en la topo.

Conociendo el camino de retorno lo hacemos mucho más rápido que el acceso. Nos liamos otra vez en el otro río por lo que nos dan las 20:00 dando vueltas y comenzamos a salir, para a las 21:45 estar todos en los coches.