GBT-531 (Sima del Corzo) 5.03.22
 
 
 
    Esta vez decidimos bajar por la zona de la electricidad, pero en lugar de ir a la zona de
MarcÓmicron, como teníamos material de instalación recuperado de Bucebrón, decidimos ir a inspeccionar por la parte del pozo del Lirón, pues en una entrada anterior, Josito y Pixi habían continuado el pozo descubierto hace años. Después de bajarlo hasta una grieta repleta de formaciones tipo setas, se accede a una rampa en el cual se haya un pozo que comunica con Gargantúa, pero no lo quisimos bajar, aquí dejamos a la vuelta el material que nos sobró. Seguido, a través de un pasamanos precario previamente instalado, se accede por unas gateras y un pequeño agujero a una larga y ancha galería en pendiente ascendente, la Galería de los Forajidos. Al final de la galería, nos dimos cuenta que estaba colapsada por un gran caos de bloques semicalcificados. Ahí fue donde centramos los trabajos, en lograr encontrar un paso pues había corriente de aire y la luz se perdía al intentar enfocar al techo a través de los pequeños agujeros.
       Sabíamos que ahí debía haber algo grande y… Eureka!! después de dos desobstrucciones conseguimos pasar y allá estaba “la Gran Sala Kiko”, enorme, grandiosa, llena de ventanas y pozos para continuar explorando hacia una posible nueva zona. Una vez recorrida la sala, decidimos comenzar la vuelta al exterior, dejando para la próxima entrada topografiar lo descubierto y mirar las incógnitas que nos tiene preparadas la Gran Sala Kiko.
 
 Material (en pozo acceso a Gargantúa):
  • 20 mallones
  • 20 chapas
  • 6 anillas
  • 3 chapas con mallón y multi
  • cuerda 40 m
Participantes:
  • Pixi
  • Josito
  • Toño
  • Vero
  • Peseta