Diario de Exploración

PROSPECCIÓN HACIA EL ALTO DE PIPIONES

  • Jose Miguel González (Josemi)
  • Luis Ángel González (Pixi)
  • Rebeca Serrano

PROSPECCIÓN

A las 10:00 llegamos al parking que utilizamos para ir a la Torca de Bucebron, nos cambiamos tranquilamente al sol, mientras intento activar la aplicación del GPS, que me está dando fallos y al final desisto.

Primeramente nos acercamos a la Torca de la Garma de Bucebrón y de ésta seguimos andando por el bosque en dirección a las terrazas del Alto de Pipiones, hasta que llegamos a una torca marcada por el SCD (la torca del árbol) la cual emana un aire fresco.

Continuamos caminando con intención de subir a Porra Colina, mientras tanto vamos buscando torcas. A pocos metros de la primera encontramos otra que esta sin marcar, que necesita de hacer una desobstrucción bastante sencilla en roca madre. Lo que alcanzo a ver es un meandro amplio por el que sale un tiro de aire bastante notable.

Continuamos con el ascenso la siguiente que encontramos es otra que ya estaba marcada por el SCD, en esta no notamos corriente de aire. Se trata de la 1342 (no encontramos referencias de publicación).

A pocos metros de ésta, ascendiendo por la ladera, encontramos otra que esta sin marcar, la hice fotos con el teléfono, pero un problema en el teléfono evitó que se guardaran.

Seguimos andando por los límites de nuestra zona de exploración, y encontramos una entrada horizontal, ya marcada cómo no por el francés. Esta tiene la numeración 307. Y como es horizontal y vamos sin cuerdas nos animamos a echar una ojeada, la cueva tiene una notable corriente de aire.

Se desarrolla horizontalmente y se nota la presencia de un pequeño regato que ahora está seco. Un poco más adentro la cueva tuerce y se junta con otro pequeño regato. En este punto como precisaba arrastrarse decidimos dejarlo y continuar nuestro ascenso a la cumbre del Porracolina. En las publicaciones del SCD en Karstexplo sí que encontramos información de esta cavidad. Se trata de la Cueva del Pozuco nº2 (x : 447,113 ; y : 4788,524 ; z : 1138 m), con un desarrollo de 205mts y un desnivel de -22, topografiada en el año 2011.

Seguimos ascendiendo por la canal que separan las zonas de exploración y nos llaman la atención unas cuevas que están en unos farallones de caliza, y allá que vamos a revisarlos. Al acércanos a la cueva observamos que también se encuentra marcada con el número 1598. A los pocos metros de entrar accedes a un pozo que no pude revisar bien, ya que un enjambre de moscas vivía dentro, cientos de moscas se echaron a volar, salí merendado y cenado. En las publicaciones de SCD encontramos que se trata de un P19 y una pequeña galería en el nivel de la entrada que se cierra impenetrable (x : 447,228 ; y : 4788,329 ; z : 1240 m (UTM-ED 50)). Explorada en 2016 tiene 48mts de desarrollo y -22 de desnivel. También destaca una pequeña corriente de aire impenetrable.

Revisamos varios agujeros más en este farallón, alguno sin marcar, pero no se notaba ningún tipo de corriente de aire. Decidimos seguir ascendiendo ya que están entrando unas nubes muy oscuras por el horizonte y el viento ha cambiado, al poco de llegar a lo alto de la canal que separa las zonas, suena un trueno y es el comienzo del chaparrón que nos cae encima. Dadas las malas condiciones ambientales decidimos ir descendiendo hacia el coche. A la media hora para de llover y sale el sol, aunque estamos mojados decidimos seguir buscando, aún son las 16:00 y es pronto para ir para casa.

Al poco de comenzar a buscar nuevamente encontramos otra cueva horizontal marcada (326) por el francés, y dentro de ésta encontramos otro enjambre de moscas. En lo publicado por el SCD (x: 447,349 ; y : 4788,672 ; z : 1060 m) nos cuenta que tiene 70mts de desarrollo y -22 de desnivel y fue topografiada en 2013.

A partir de este momento me quede sin batería en la cámara y el teléfono me dio fallos en el resto de torcas que vimos.

La que más interesante vimos, es una que está cerca de la cabaña de Bucebrón, con una notable corriente de aire que agitaba las hojas que había enganchadas en una tela de araña. Esta torca estaba revisada ya que tenía una X como marca. Es muy probable que se trate de alguna de las torcas que se exploraron en los primeros años por parte de nuestro grupo pero de las que no tenemos referencia alguna.

A las 19:00 estamos en el coche cambiados y damos por finalizada la jornada.

 

CUARENTENA Y CASI ESTADO DE ALARMA

  • Jose Miguel González (Josemi)
  • Luis Ángel González (Pixi)

GBT-624 Torca de los Humos

Es una mañana un poco rara, el Estado Español, amenaza con aislarnos, y antes del confinamiento nos escapamos de cuevas. Llegamos al parking a las 10:00 y nos cambiamos relajados al sol, hace un día buenísimo.

A las 11:00 estamos en boca, la temperatura exterior rondara los 9 grados y al entrar en la cueva notamos que la temperatura es más alta, tenemos calor ya que hoy hace mucho bochorno en el interior. Comenzamos el descenso, como solo vamos dos personas nos toca ir muy cargados y el ritmo de progresión se hace un poco más lento de lo habitual.

Al pasar por la galería de la esperanza se nota bastante aire y llegamos donde desobstruimos hace dos semanas, esta estrechez lo bautizamos como, paso del Coronavirus.

Desde aquí bajamos haciendo algunas modificaciones en la línea de progresión, poniendo cuerdas más cortas para recuperar una cuerda de 50 metros que teníamos instalada, ya que había varias zonas donde se perdían metros de cuerda sin necesidad en espacios planos.

Cerca de las 13:30 nos encontramos en punta de exploración, aquí paramos a comer algo de fruta y fumar un cigarro, acto seguido nos ponemos manos a la obra. Montamos un pequeño pasamanos para acercarnos a la vertical del pozo. Como habíamos anunciado las piedras cantaban 30 metros la semana anterior y el pozo de la Cuarentena tiene 35 metros .En su base llegamos a una zona caótica con muchas piedras y bloques, en un lateral encontramos la continuación, que quitando 4 piedras accedemos a otro pozo de 14 metros, este pozo hay que tener cuidado, tiene muchísimas piedras sueltas, estas casi tapan la continuación. A simple vista la sensación que nos dio el pozo no era buena, parecía que en la base todo estaría colapsado. Pero seguimos notando la misma corriente de aire en toda la cueva y eso nos da ánimo.

Montamos la cabecera y comenzamos el descenso, pasamos una estrechez, este paso lo obstruye una piedra suelta (la próxima entrada tenemos que quitarla). Nos vemos obligados a fraccionar antes de llegar a la base, desde el fraccionamiento, podemos ver un gran agujero negro, no dudamos en tirar una piedra y tarda cerca de 5 segundos en llegarnos el ruido. Nos ponemos muy contentos y bajamos rápido hasta la base de este pozo.

Desde aquí empezamos a escuchar ecos extraños que provienen del fondo del siguiente pozo estos se entremezcla con ruidos de goteos, es muy difícil describir el ruido, montamos un pasamanos, y empezamos a limpiar la cabecera, que como es habitual en la torca está lleno de piedras pequeñas, todas las lanzamos hacia abajo, la mayoría caen sin tocar con ninguna pared hasta que estallan en la base del pozo, algunas de ellas rodaban por alguna cuesta.

Una vez limpio instalamos la cabecera del pozo Estado de Alarma y comenzamos el descenso, sabemos que no vamos a llegar a su base, porque tenemos solo una cuerda de 50 metros, pero aun así decidimos bajar hasta llegar al final de la cuerda, comenzamos el descenso, el pozo tendrá un diámetro de 10 metros, tiene varias ventanas que son de fácil acceso, estas las vemos mientras bajamos montando 4 fraccionamientos hasta que llegamos al final de la cuerda, a vista aun nos faltan 30 metros para llegar a la base, desde aquí apreciamos un charco enorme y aún seguimos escuchando ese extraño eco, tal vez sea agua en movimiento.

 

EMPEZAMOS LA TOPO EN LOS HUMOS

  • Jose Miguel González (Josemi)
  • Víctor Pérez
  • Marcos Valle
  • Iván Expósito

GBT-624 Torca de los Humos

Como es habitual, quedamos a las 09:30 para desayunar en Arredondo. Nos liamos un poco hablando y entramos a la cueva sobre las 11:30.

Nos dividimos en dos equipos: Iván y Marcos (se encargan de hacer la topografía), Víctor y Josemi (van a revisar incógnitas pendientes en la torca).

La primera incógnita la encontramos cerca de la boca en el Pozo del Péndulo, una ventana muy cercana al fraccionamiento que está debajo del desviador.

Montamos un pequeño pasamanos que nos lleva 4 anclajes colarnos en la ventana, esta da acceso a un pozo paralelo. Instalamos la cabecera y comenzamos el descenso, en unos 16 metros tocamos el suelo, al mirar al techo vemos varias chimeneas que se juntan y forman una pequeña sala caótica llena de bloques y piedras, revisamos entre los bloques y nos llevan hacia arriba hasta que se cierra el paso por completo. También encontramos en un costado de la base del pozo, una continuación que precisa realizar una pequeña desobstrucción y esta conecta encima del Paso de los Enamorados (hablamos con Iván y Marcos que estaban al otro lado, ya que van haciendo topo en sentido de descenso). Revisado todo subimos y desmontamos (no se topografía).

A las 15:00 llegamos al meandro Cantabrodesmus y tomamos un descanso para llenar el estómago. Cuando estamos con el estómago lleno organizamos el equipo que vamos a necesitar y revisamos el meandro paralelo al del Cantabrodesmus, (los dos meandros forman una “Y”, uniéndose donde hacemos la escalada. Esta escalada es muy cómoda debido a lo estrecho del meandro que te ayuda a empotrarte e ir ganando altura poco a poco. Con 5 anclajes llegamos a suelo firme, avanzamos unos metros (no muchos) y llegamos a otra escalada en una estrechez. Con solo dos multimontis conseguimos forzar la estrechez y proseguimos ascendiendo por suelo de colada. Remontamos dos trepadas y llegamos a una chimenea ascendente de unos 20 metros de altura, el meandro continua por arriba y en una pared del meandro parece que hay una ventana que se accedería con una escalada de 8 metros (no me gustó mucho, pero hay que revisarlo) (no se hace topo). Como ya se está haciendo tarde salimos recuperando la cuerda y quedan los anclajes en la escalada para revisar otro día la ventana.

Subimos a por material que habíamos dejado en el zulo para bajarlo a punta y en el momento que estábamos comenzando el descenso, escuchamos al equipo de topografía que ya parece que han finalizado y está subiendo hacia la calle, les esperamos en el meandro Cantabrodesmus. Aquí intercambiamos unas palabras de que tal se dio la jornada y seguimos todos con el ascenso hacia la calle.

A las 18:30 estamos todos en el exterior, el día ha cambiado, está lloviendo y hace mucho viento de gallego que nos hiela los huesos.

El equipo de topo realizó la poligonal principal hasta punta, y sus datos la colocan en -206mts.

 

REVISANDO CANTABRODESMUS

  • Jose Miguel González (Josemi)
  • Luis Ángel González (Pixi)
  • Rebeca Serrano
  • Marcos Valle
  • Rodolfo Roiz (Peseta)
  • Verónica Mateo
  • Víctor Pérez

GBT-624 Torca de los Humos

A las nueve nos juntamos todos en el parking, nos cambiamos rápido y repartimos el material ya que el día esta feo, con mucho viento y nubes que amenazan dejar mucha agua.

Antes de las 10:00 entramos en boca y bajamos hasta el pozo de la Caracola. Aquí decidimos hacer dos fraccionamientos nuevos, para ahorrar tiempo a la hora de salir. Seguimos el descenso y llegamos al meandro del Cantabrodesmus, que da acceso a otro pozo donde se encuentra una montaña de piedras amontonada en el meandro. Al acercarnos a la cabecera hay un pequeño derrumbe que cae por el pozo y nos vemos obligados a modificar la instalación del pozo entero. Al llegar a la base y recoger la cuerda que habíamos sustituido, podemos apreciar una enorme picada provocada por una piedra al caer.

Continuamos el descenso hasta llegar a la Galería de la Esperanza, donde lo dejamos la semana anterior, debido a una estrechez que nos impedía proseguir el paso.

Aquí hacemos varios equipos: un equipo baja a la estrechez a trabajar abriendo paso y el otro se queda revisando una ventana. La ventana se llega con una sencilla escalada que con 3 anclajes nos deja colarnos por ella. Da lugar a una arrastrada de 5 m entre bloques, que termina por colmatarse de bloques y lodo. Se queda desinstalado y nos juntamos todos en la estrechez. En la Galería de las Esperanza las labores progresan poco a poco. Es una galería meandriforme y justo donde está la estrechez, es la zona más incómoda para trabajar. A base de maceta, barra de uñas, fuerza bruta y taladro logramos ensanchar el hueco lo justo para poder pasar. También tuvimos que meter un multimonti a una piedra para izarla y sacarla, ya que estaba obstruyendo el paso. Montamos una cabecera, para descender un pozo de 8 m. Atacamos el paso y desde abajo arrancamos una colada que facilita el paso cuando nos toque subir por la estrechez.

Una vez en la base de este pequeño pozo miramos y parece que estamos en el meandro Cantabrodesmus. En su base comienza otro pozo de 10 m y enfrente hay una ventana muy grande (pendiente de revisar). Instalamos este nuevo pozo y llegamos a otra estrechez.

Esta da acceso a una secesión de pequeños pozos, enfrente de la estrechez hay un pequeño meandro que tiene una piedra bloqueando el paso (la desobstrucción es más fácil que la cabecera del pozo). Con la maceta rompemos una piedra y nos abrimos paso en un meandro que nos ayuda a cortocircuitar la estrechez. En la cabecera de dicho meandro montamos una instalación y bajamos unos 25 metros. Los primeros 8 metros son un poco incómodos, vas por dentro del meandro, después coge volumen y se hace amplio.

En su base hacemos una pequeña desobstrucción que nos coloca en la cabecera de un pozo de 30 metros que cantan las piedras al caer, nos vemos obligados a dejar la exploración por falta de material.

A las 21:10 comenzamos el ascenso hacia la calle y a las 24:00 estamos todos en el exterior.

 

TORCA DE LOS HUMOS: SE LLEGA AL MENADRO TALISMÁN

  • Jose Miguel González
  • Luis Ángel González
  • Rebeca Serrano
  • Javi Colina

GBT-624 (Torca de los Humos)

A las 10:10 llegamos al parking, nos cambiamos y preparamos todo el material que vamos a llevar a la cueva, una cuerda de 80 m y una de 100m, 15 multimontis con sus chapas y 15 conectores.

Sobre las once llegamos a las bocas y las marcamos. Esta vez centramos nuestros esfuerzos en la GBT 624.

Comenzamos el descenso donde lo dejamos la semana pasada, un pozo de 8 m que da acceso a un pozo grande que no bajamos. Empezamos a limpiar el pozo, tiene muchísimas piedras sueltas. Cuando más o menos hemos quitado todas las piedras grandes comenzamos el descenso. El pozo tiene varias zonas para acceder a su cabecera, la primera por la que bajamos es muy estrecha e incómoda de subir, la pared está llena de pinchos y te trabas entero. Lo cambiamos de sitio y bajamos unos 20 m hasta una repisa, que da acceso a otro resalte de 5 m, este nos lleva a una ventana del mismo pozo aquí repelamos unos 8m a otra repisa, con otro rápel de unos 12 m que cae en otra, y de esta y con otro fraccionamiento más a 12 m nos deja en el suelo. El pozo tendrá cerca de 70m.

Aquí la cueva gira 180 grados, llegamos a una desobstrucción con muchísimo aire, sonaba como si hubiera un río al otro lado, el viento te movía el flequillo.

Por suerte son todos bloques sueltos y barro, que vamos apartando hasta lograr abrir paso. El Paso de los Enamorados, no es estrecho y es la única zona hasta el momento donde te mojas y ensucias un poco. Este paso da acceso a una pequeña galería que tiene varias chimeneas en el techo y al final de esta pequeña galería llegamos a la cabecera de un pozo de 45 m. (Pozo Caracola).

Este pozo también esta repisado, a unos 15 metros esta la repisa, cerca de ella fraccionamos y en unos 30 m tocamos el suelo. En su base se forma una pequeña sala, ésta la forman varios pozos grandes que se juntan. De esta sala, sale un rápel de unos 5 metros que nos lleva al meandro Talismán, un meandro bien formado de 1 m de anchura y unos 10m de altura que nos lleva hasta un desfondamiento del meandro de unos 60-80 m que cantan las piedras. Aquí nos vimos forzados a dejar la exploración para la semana siguiente, ya que nos quedamos sin anclajes para poder continuar descendiendo. El pozo sigue con la misma línea, se ve el pozo muy repisado, aquí seguimos notando corriente de aire.

Comenzamos un ascenso lento, ya que nos tenemos que ir esperando en los pozos, porque tiene muchas piedras sueltas aun, y el mismo roce de la saca las tira.

A las 19:15 estamos todos fuera de la cueva, con muy buen sabor de boca por los resultados.

 

EL PASO DEL PIQUITO

  • Jose Miguel González (Josemi)
  • Luis Ángel González (Pixi)
  • Rebeca Serrano
  • Rodolfo Ruiz (Peseta)
  • Verónica Mateo

GBT-624 (Torca de los Humos)

Emocionados por seguir explorando dos simas que el finde anterior habían encontrado Josito y Pixi en la zona nueva de exploración, quedamos a las 10 a.m. en Arredondo (la capital del mundo), de allí nos fuimos al parking de Tonio, preparamos equipo, taladros, cuerdas, chapas y demás bártulos.

“Trapa trapa” nos dirigimos por la empinada pero cómoda pista hacia las bocas de las simas, un bonito paseo aderezado por este maravilloso enclave cántabro. Una vez llegados a las bocas nos echamos un tentempié y al ataque!!!!

Pixi, Vero y Peseta se quedan en la sima inferior, en la cual sopla buen tiro de aire, la cual había sido desobstruida el finde pasado. El trabajo se concentró en intentar partir una gran laja, la cual queda mal colgada justo por la línea de rápel, la cual dio muchos problemas para partirla, ni con taladro, ni a macetazos debido a la mala postura para hacer fuerza. Se quitaron también dos picos de roca que había en medio acomodando así el paso.

Rebe y Josito entraron por la sima superior bajando hasta el paso del piquito, donde lo habían dejado el anterior finde. El trabajo se concentró en desobstruir lo máximo para poder pasar. Paso muy curioso, bautizado como “El Piquito”, medio cerrado por una estalactita con un espolón en la parte baja en forma de pico afilado en la que se engancha todo. Una vez finalizada la tarea, a superficie.

Después de otro piscolabis y una buena charla, volvíamos para dentro, tras pasar "el Piquito", una pequeña sala y una estrecha galería que lleva al meandro donde están los pozos. Por las piedras que tiramos suena bastante altura. Se instaló la cabecera del primer pozo de unos 4-5 metros. Josito bajó hasta la precaria base, donde se tomó la decisión de volver otro día con más cuerdas y más chapas, pues la cosa promete.

A la salida nos encontramos a Pixi desbrozando y ensanchando lo que parece ser otra entrada (que peligro tiene con la maceta y cortafríos, jeje)

Es curioso como se oían las voces y los golpes de maza y taladro tanto en una sima como en la otra, deben de bajar muy juntas.

Deseando que llegue la próxima entrada porque seguro que va a ser muy productiva.
Abrazos, despedida y cada mochuelo a su olivo.

 

COMENZAMOS CON AIRE

  • Jose Miguel González
  • Luis Ángel González
  • Rebeca Serrano

Como es habitual desayunamos en Arredondo sobre las 10:00 y no ponemos en marcha. Nos dirigimos al parking de Tonio para explorar la torca que vimos la semana anterior, que aparentemente esta sin marcar. Tardamos poco en llegar a la boca, buscamos insistentemente a ver si estaba marcada por algún lugar (tal vez era una marca vieja y se había borrado), pero no había ninguna marca. A menos de 5 m de distancia hay otra boca marcada con una numeración casi borrada.

Un pozo de 4 metros volados nos deja en una sala, muy caótica, con muchos bloques sueltos, bajo un gran bloque se nota una corriente de aire muy grande, que da acceso a un pozo de 25 metros aproximados. Antes de entrar en acción con el pozo, decidimos limpiar muchos de los bloques sueltos que había en la base de la entrada y podrían moverse en dirección al pozo donde vamos a trabajar, una vez queda acaldado paramos a comer.

Empezamos a desobstruir el pozo, una sección de 4 metros que dan acceso a un pozo amplio. Aquí pasamos el resto del día picando como malamente podemos, ya casi se puede pasar, solo quedan de quitar varios picos que pueden molestar en el ascenso. La próxima semana pasaremos y veremos que nos esconde la torca.

Mientras que desobstruimos Pixi y Josemi, Rebe se va a dar un paseo y encuentra otra cueva sin marcar, tiene una sección horizontal de unos 15 m con formaciones bonitas y un pozo de unos 12 m con mucha corriente de aire. El pozo es un tubo de 1 metro de diámetro, tal vez se junte con la otra torca. Después de revisar esta cueva por encima, nos colamos en la torca marcada, porque está muy cerca de las otras dos bocas, a ver si conectan las 3. Esta torca marcada esta obstruida a los 10 m de profundidad, tiene una pequeña corriente de aire. Pero nadie ha desobstruido nada allí dentro.

La semana anterior hacía 7 grados de temperatura en superficie y la torca echaba aire cálido, esta semana hacían 24 grados en el exterior y la torca chupaba aire.

 

SIGUIENDO LA PROSPECCIÓN ANTERIOR

  • Jose Miguel González (Josemi)
  • Luis Ángel González (Pixi)
  • Rebeca Serrano

La idea principal es revisar las torcas que vimos en la anterior salida.

A las 10:00 terminamos de desayunar en Arredondo y nos dirigimos a la pista de los Machucos, nuestra intención es aparcar en el parking de Tonio que se utiliza para hacer la travesía, y subir buscando a la vez que nos acercamos a las torcas que vimos en la anterior salida.

OLC   190: De camino paramos a revisar varias, esta es una de ellas, estaba marcada  OLC 190, nos pusimos los arneses y comenzamos  con la re exploración de la sima .Un pozo de 5 m da  acceso a un pequeño meandro que continua durante 10 m y da a una pequeña sala completamente colmatada de lodo, con las mismas recogimos y proseguimos el camino.

Cuando llegamos a las torcas, porque son varias que están todas muy cerca, separadas por puentes de roca enormes (de esto nos dimos cuenta al bajarlas, que se juntan en la base.

La primera que revisamos es un agujero de 40 m. sin salida, recogemos y a la siguiente. Comenzamos a instalar y en tres fraccionamientos tocamos en suelo, en su base vemos restos de antiguas exploraciones ,una montaña de piedras para asomarse a una ventana, no entraron a la ventana por que precisaba de hacer una escalada, era sencilla con dos multimontis lo conseguimos y nos colamos en la ventana, aquí se nota corriente de aire, esta ventana da acceso a una sala en la que hay que hacer más escaladas a ventanas y una desobstrucción, esta consiste en quitar una única piedra (necesario fuerte desobstrucción) que obstruye el paso a un pozo de unos 30-40 m. Salimos desinstalando y vamos a la siguiente torca.

La entrada a la siguiente torca es muy bonita, una secesión de 5 pozos de 5 metros cada uno nos depositan en la base de la otra torca que acabamos de mirar, aquí vemos viejos spits, revisamos una posible ventana haciendo un pasamanos, no había nada, comenzamos a desmontar todo.

Son las 18:00 y comenzamos el retorno al coche, de la que volvemos encontramos una boca, aparentemente sin marcar, de la que sale una corriente muy notable de aire cálido, la sensación de calor, es provocada por que fuera estábamos a 6 grados centígrados. Esta sensación me recordó a alguna vez que hice la travesía de Tonio-Cayuela en invierno y al comenzar la torca salía aire caliente, bajamos el primer resalte al hombre y da acceso a una sala de 6m cuadrados con varias zonas colapsadas y un pozo del que sale el aire. Se veía un pozo de unos 5 m. y había una pequeña estrechez por la que se pasa bien.

 

PROSPECCIÓN ALREDEDOR DE CAYUELA

  • Jose Miguel González (Josemi)
  • Luis Ángel González (Pixi)
  • Rebeca Serrano

Terminamos el desayuno a las 10:00 y fumando un cigarro en la iglesia de Arredondo, vemos varios agujeros en la misma ladera que se encuentra la Cueva Cayuela, y decidimos ir a revisarlos.

Aparcamos en la carretera que va hacia Socueva, y en menos de media hora estamos cambiados y comenzamos el ascenso, bastante incomodo de ganar metros, ya que progresas por un lapiaz dentro de un bosque.

Revisamos las 4 oquedades. Pequeñas cuevas horizontales de unos 15 metros de desarrollo. Tres están completamente colapsadas sin posibilidad de proseguir. La cuarta que revisamos en esta zona no está marcada a diferencia de las otras tres, y en ella encontramos restos de que habían estado desobstruyendo. La cueva termina bruscamente en una lodada que corta la galería, pero por un agujero pequeño sale una fuerte corriente de aire. Dada la zona donde se encuentra esta cuarta cueva, pensamos que puede conectar a la Cueva de la Carrera, ya que está muy cerca.

Como no teníamos material para desobstruir proseguimos el caminando buscando otros agujeros. Pasamos cerca de muchas torcas con buena pinta que ya están marcadas. llegando a las cabañas de Tonio paramos a comer y no tardamos mucho en volver a ponernos en marcha.

Encontramos otra pequeña cueva horizontal sin marcar, que tiene un meandro que necesita una pequeña desobstrucción y se puede continuar cómodo. Decidimos dejarla para otro día.

Al salir de esta encontramos 4 torcas enormes muy juntas todas, tal vez se unan por dentro. Cuando nos ponemos a taladrar (no hacemos ni un agujero para un multimonti), se pone a diluviar con fuertes rachas de viento. Nos vemos obligados a recoger y a aplazarlo a la semana siguiente.

 

JORNADA DE PROSPECCIÓN POR BUZULACUEVA

Participantes:

  • Jose Miguel González (Josemi)
  • Luis Ángel González (Pixi)
  • Iván Expósito

Arrancamos el año con una prospección que nos ayude a conocer un poco mejor la zona Norte de Peña Lavalle accediendo desde Socueva por la Canal hasta las Cabañas de Buzulacueva. Queremos sobre todo revisar una zona de lapiaz donde tenemos pocas referencias de cavidades pese a que en sus alrededores si que las hay.

Decidimos acceder andando desde la pista que lleva a la Ferrata, por el camino tradicional que sube a Buzulacueva. En el último tramo del mismo, decidimos salirnos del camino e ir ascendiendo hacia el SO revisando dicha zona. Ya en el alto empezamos a localizar grietas y torcas algunas de ellas con marcas evidentes como la CA-95, CA-97, y la CA-100 y marcamos otras que se encuentran en la misma zona.

Proseguimos cogiendo altura en dirección Sur hacia el alto de Peñalavalle con la intención de revisar una zona que a Josemi y Pixi les ha llamado la atención en la vista aérea. Es curioso que la zona a medida que vamos avanzando presenta menos agujeros pese a tener un paisaje de lapiaz con numerosísimas fracturas y cortes pero son pocos los que dejan que las piedras cuelen por ellos más allá de lo visible.

Decidimos ir volviendo por la falda NE de Peñalavalle, donde todavía se pone peor la localización de agujeros (ninguno) y eso que es una zona muy rota. Tras bajar media ladera decidimos ir volviendo sin perder altura, recalando de nuevo a la zona donde por la mañana localizamos las CA, y desde ahí coger el camino de las cabañas para bajar por la canal hasta los coches.

Jornada poco productiva, si bien nos hemos dado cuenta de por qué en los mapas no hay referencia de agujeros en esa zona, no porque no se haya mirado, sino más bien porque no hay nada de nada, demasiadas fracturas y demasiado roto.

 
<< Inicio < Prev 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 Próximo > Fin >>

Página 3 de 15
Redes Sociales

google-plus-button Facebook tasmiera Facebook Bucebron YouTube-Logo instagram PNG12

Facebook Trasmiera
TRASMERANOS
mod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_counter
mod_vvisit_counterHoy2127
mod_vvisit_counterAyer3587
mod_vvisit_counterEsta Semana23626
mod_vvisit_counterSemana pasada26576
mod_vvisit_counterEste mes31781
mod_vvisit_counterMes pasado118245
mod_vvisit_counterTodo3223164

No 55
Su IP: 3.226.72.118
,
Hoy: 09 May, 2021
Facebook Bucebrón