Espeleología

Después de mucho tiempo nos ponemos de nuevo en marcha. El destino elegido es Vallina – Nospotentra, cavidad que siempre nos gusta y nos aporta buenas experiencias. El grupo que se congrega el sábado (4 de agosto) en Arredondo a las nueve y media para tomar el café de rigor no es muy numeroso, sólo ocho efectivos, de los cuales cinco no conocían la cueva. Una vez cumplimentados los protocolos previos (café, charleta, visita a Roca, etc.) nos acercamos con los coches a la boca y comenzamos a prepararnos. El calor es elevado y dada la hora mañanera suponemos que al salir vamos a sudar la gota gorda.

Entramos en cavidad para disfrutar de un fresco muy agradable. Tardamos un rato en vaciar de agua el conducto de entrada. Una vez superado el trajín del cubo nos encaminamos al primer pozo. Está instalado en fijo y avanzamos con buen ritmo. Continuamos con la actividad con múltiples paradas para contemplar el paisaje y sacar fotos. Como hemos hecho en anteriores visitas, dado que la travesía es bastante corta, nos decidimos por ir hasta la Galería de la Sorra para comer.

Nos encaminamos hacia el interior de la cueva disfrutando de las formaciones y dando alguna vuelta más de las debidas (parecía que el dragón se había multiplicado). Sin prisa pero sin pausa llegamos a nuestro destino, se comparten las viandas que habíamos porteado y después de una visita a la Sala Pin decidimos desandar el camino recorrido.

Sin más contratiempos llegamos a la salida de Nospotentra y recibimos una bofetada de calor que nos hace plantearnos la vuelta a la oscuridad y fresco de la cueva. Tras un sofocante paseo hasta los coches finalizamos una salida que se ha caracterizado por el buen rollo entre los participantes.

Participantes: Montse, Susana, Pepe, Oscar, César, Chema, Roberto y Marcos.

FOTOS DE LA ACTIVIDAD